La guerra al interior del Cártel de Sinaloa: tres cartas que dan cuenta de cómo fue la pugna por el poder luego del arresto del “Chapo” Guzmán

 Gente cercana a Guzmán Loera habría ordenado un ataque en contra de uno de sus ahijados (Foto: AP)

Gente cercana a Guzmán Loera habría ordenado un ataque en contra de uno de sus ahijados (Foto: AP)

A partir de la detención del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, conocido como “El Chapo”, y su extradición a los Estados Unidos donde actualmente se encuentra encerrado bajo cadena perpetua, la historia de las pugnas al interior del Cártel de Sinaloa se empezó a contar por correspondencia.

Todo empezó luego de que, al notar que quedaría un vacío a la cabeza del cártel que dirigía, “El Chapo” dirigió una carta a Dámaso López, conocido como “El Licenciado”, pidiéndole que cuidara de sus hijos: Jesús Alfredo Guzmán, Iván Archivaldo Guzmán y Ovidio Guzmán López, conocidos como “Los Chapitos”

“Áhi le encargo que caminen muy de acuerdo para todo usted y mis cuatro hijos, pongan contadores en todo el Estado y que se pague a los muchachos y viudas de ahí y lo que quede por mes mitad para usted y mitad para ellos cuatro”, fueron las palabras de Guzmán Loéra a “El Licenciado”.


Puente Grande Jalisco (Foto: Cuartoscuro)

Dámaso López se convirtió en colega de confianza para “El Chapo” cuando, en el 2001, presuntamente ayudó al conocido narcotraficante a salir del penal de Puente Grande. Dámaso López había ocupado el cargo de subdirector del penal hasta unos meses antes de la primera fuga de Guzmán Loera, y se le señala por haber dirigido la cadena de funcionarios corruptos que permitieron la salida del capo en un carrito de lavandería hacia su libertad.

Con los años, Dámaso López fue acumulando poder al interior del Cártel de Sinaloa de manera discreta. No había imágenes conocidas de “El Licenciado” ni era mencionado de manera importante en los medios de comunicación. Sin embargo, como parte de la organización criminal, según el libro Los señores del narco de la periodista mexicana Anabel Hernández, Dámaso extendía su red de políticos corruptos y negociaciones para el trasiego de narcóticos en los Estados Unidos, Centroamérica y Sudamérica. Incluso contaba con su propio grupo armado, llamado Fuerzas Especiales de Dámaso.

La acumulación de poder por parte del narcotraficante le dieron la posibilidad de retar a “Los Chapitos” en la disputa por el liderazgo del Cártel de Sinaloa tras la detención de Guzmán Loera. De tal forma que, en un acto de traición, Dámaso López ignoró la carta dirigida a él por su compadre.

La segunda carta que marcó la historia de la disputa por el poder al interior del Cártel de Sinaloa fue la que, según confirmó el abogado de Joaquín Guzmán Loera para Radio Fórmula, escribieron “Los Chapitos” luego de que Jesús Alfredo Guzmán e Iván Archivaldo Guzmán fueron secuestrados por elementos del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), en un restaurante de Puerto Vallarta.


En su intento por controlar el estado fronterizo, los chapitos han reclutado operadores del CJNG y asesinado a sicarios al mando de su socio, Ismael Zambada García (Ilustración: Jovani Silva/Infobae México)

Alrededor de 50 hombres armados arribaron al restaurante donde Iván Archivaldo celebraba su cumpleaños. Superaron en número y armamento a las escoltas de “Los Chapitos” y sometieron a los hijos de Guzmán Loera. Sin embargo, aquella noche les perdonaron la vida y los dejaron en libertad.

Al respecto de esto último, Iván Archivaldo declaró para el semanario belga Knack “La única lección que aprendí de esto es que no puedo confiar en nadie, ni siquiera en mi propia sombra. Afortunadamente las personas que me secuestraron me perdonaron la vida. Esta es la única razón por la que todavía estoy con mi familia y amigos”.

La carta donde ambos hermanos describieron lo ocurrido la noche del 15 de agosto del 2016 en que fueron secuestrados se difundió a través de medios de comunicación. El texto escrito a mano señalaba una alianza entre “El Licenciado” y el CJNG, liderado hasta la fecha por Nemesio Oseguera “El Mencho”.

La disputa continuó hasta que Dámaso López fue arrestado en mayo del 2017, luego de que un hacker que trabajaba para él lo entregó a las autoridades. El narcotraficante, temió por la vida de su hijo, conocido por el mote de “Mini Lic”, y mandó la tercera carta que narra la historia de la disputa por el liderazgo que comenzó en el 2016.

Dámaso López fue detenido en 2017. (Foto: Especial)

Con miedo de perder a su hijo a manos de “Los Chapitos”, Dámaso López se dirigió a su hijo para pedirle que se entregara a la DEA, según relata el semanario Río Doce. “El Licenciado” esperaba poder negociar con las autoridades de los Estados Unidos un trato en el que salieran beneficiados tanto él como su hijo, a cambio de más información sobre Joaquín Guzmán Loera y su organización criminal.

Según fuentes extraoficiales del semanario al que pertenecía Javier Valdez (periodista asesinado, según algunas versiones, por órdenes de Dámaso López), “El Licenciado” podría llegar a declarar en el juicio llevado a cabo en Nueva York en contra de García Luna.
Share:

Facebook Coments